Home AutomociónMotos Amigo biker, ahora podrás tener un funeral con estilo

Amigo biker, ahora podrás tener un funeral con estilo

Por Cedric Sierras

No hay nada en el mundo como ser motero, motorista, biker o como lo queráis llamar. Nos gusta eso de ir en moto sin rumbo, a nuestra bola, sin nada más que el ruido del motor, el viento y la carretera. Y por alguna extraña razón a los moteros se les percibe de un modo distinto que al resto de la gente.

Y esa diferencia se vuelve notoria en nuestra forma de vivir y de pensar hasta tal punto que ya casi te vistes para ir a juego con la moto. Pero se ve que algunos quieren ir aún más allá y eso se les queda corto.

Para estos insatisfechos tenemos a la empresa estadounidense Tombstone Hearse & Trikes, que se encargarán de que nuestra última ruta, la que hagamos tras dejar este mundo, también sea en moto.

Ride till death and beyond

Llevan operando desde 2001 y en su momento consideraron que llevar el ataúd de un biker en un coche fúnebre, rodeado de motos, era una patada en las bolas y una falta de respeto al difunto.

Para poner fin a este despropósito decidieron que lo mejor era que el féretro fuera transportado por una moto, como es debido. Así que se liaron la manta a la cabeza y se pusieron a modificar Harleys, convirtíendolas en trikes y enganchando un remolque detrás para llevar el ataúd. Actualmente hacen uso de la Harley-Davidson Road King con motor Milwaukee 107 y llevan ya 95 unidades producidas, habiendo llegado a salir de las fronteras estadounidenses.

Además de las modificaciones estéticas más evidentes, los chasis modificados presentan un lanzamiento de horquilla ampliado a 31º, refrigeración forzada e iluminación adicional. La parte trasera se modifica con una conversión a trike de Champion con chasis reforzado y remolque a medida. La transmisión se ha reemplazado para instalar una Baker F6R de seis velocidades con marcha atrás eléctrica y un desarrollo de 34 dientes para ofrecer una mayor tracción.

También se le instalan unas enormes llantas traseras a juego con las del remolque, suspensión reforzada, guardabarros personalizados, un par de escapes centrales y un enganche para el remolque.

Detrás tenemos un remolque de estilo victoriano hecho a medida para cada cliente sobre un chasis tubular de acero sobre el que se monta una carrocería de fibra de vidrio y suelo de madera. Va equipado con un freno eléctrico controlado por una centralita instalada en la Harley.

Entre unas cosas y otras, solo para montarlo y sin contar horas de diseño y preparación, son más de 750 horas de trabajo para cada unidad producida.

Aunque es un detalle muy chulo de cara al difunto amigo, lo más seguro es que los que sigan vivos caigan de un tabardillo cuando les digan que la broma asciende a la friolera de 85.000 dólares, unos 75.000 euros al cambio.

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.