Home Noticias El caso Huawei, Estados Unidos, Donald Trump, Google y los medios que venden basura informativa

El caso Huawei, Estados Unidos, Donald Trump, Google y los medios que venden basura informativa

Por Cedric Sierras

Esta semana solo se habla de dos cosas: del pestuzo de final de temporada de “Juego de Tronos” y de lo que está pasando con Huawei y Estados Unidos. De lo de “Juego de Tronos” ya hablaré en otro artículo, así que aquí me voy a dedicar a plasmar mi opinión al respecto de lo acontecido durante estos días.

EE.UU. vs China: la guerra de Trump

Durante la campaña electoral de Donald Trump aspirando a la presidencia de los Estados Unidos en 2016, la palabra que más ha salido por su boca hasta el día de hoy es China.

Resumiendo a lo bestia, su discurso contra China se ha basado en esto:

Pero claro, estos es solo rascar la superficie. ¿Qué le pasa a Trump con los chinos además de su consabida tirria por todo aquello que no sea de color naranja y tenga un tupé amarillo? Pues la respuesta la encontramos en diversos puntos.

Los argumentos oficiales de la seguridad nacional no se sostienen

Por una parte, Trump acusa a los chinos de empobrecer a Estados Unidos porque todo el mundo fabrica allí. Eso que se lo diga a empresas como General Motors, Apple (empresa que cuenta con acuerdos fiscales específicos en cada país en el que vende para tributar por debajo de lo establecido por ley e incluso para eximirse de impuestos) y tantas otras empresas estadounidenses que dejaron en la calle a miles de empleados para llevarse su producción a China por ser mucho más rentable que fabricar en suelo patrio. Pero no, la culpa es de los chinos, no es de la regla de reducir costes para maximizar beneficios a costa de empobrecer tu entorno. O a su propia hija (Ivanka) que lanzó una marca de ropa que acabó echando el cierre y que se producía en China en condiciones laborales lamentables con jornadas de 12 a 18 horas.

No olvidemos la cortina de humo de las historieta por la cual Trump argumenta que Huawei espía a los Estados Unidos a través de sus dispositivos para filtrar información sensible a Pekín. En resumidas cuentas, Huawei es una amenaza inminente para la seguridad nacional y la única forma de solucionar el problema es plantarles un bloqueo comercial y prohibirles vender dispositivos en EE.UU., así como forzar a las empresas estadounidenses a romper todo acuerdo con Huawei. A ver, Donald, amigo, crack, campeón, búfalo, torbellino, bisonte, número uno, jefe, artista… Escucha una cosa, si le plantas cara a Huawei por supuesto espionaje, ya le puedes ir echando el cierre a Intel, Microsoft, Google, Facebook y compañía, que son maestros del filtrado de datos. Asimismo, los demás países del mundo deberían bloquear a Estados Unidos por tener departamentos de seguridad como la CIA o la NSA, que también trabajan bien el tema de espiar a los demás.

Además, el argumento no se sostiene puesto que no hay prueba de tipo alguno que lo respalde. Reino Unido y Holanda han encargado investigaciones al respecto y, aunque no hay resultados oficiales publicados, parece ser que no se ha encontrado nada de momento.

De esto se infiere que este supuesto espionaje por parte de Huawei es el “Armas de Destrucción Masiva 2.0 que llevó a EE.UU., Reino Unido y España, entre otros, a una guerra contra Irak en 2003, una de las mayores vergüenzas de la historia reciente. Sin ser el mismo escenario, pero el corte de la excusa es el mismo: una acusación sin base sólida ni pruebas que la sustenten.

Pero ojo con esto, porque esto solo es el clavo ardiendo al que se ha agarrado Trump para iniciar su ansiada guerra comercial con China, país que tiene una previsión de crecimiento del PIB para este año que duplicaría a la de EE.UU. y esto se debe, en parte, a la implementación de la red 5G, terreno en el que EE.UU. lleva mucho retraso con respecto a Europa y Asia, zona a la que esta nueva red de comunicaciones llegaría de la mano de Huawei y con su correspondiente beneficio económico. ¿Cómo? ¿Chinos ganando más dinero que americanos? Pues nada, bloqueo comercial y a la lista negra de potenciales enemigos de los EE.UU.

Su empecinamiento con el bloqueo comercial deriva, en parte, también por lo que sucedió en enero de este mismo año, así que ahora toca un flashback: Meng Wanzhou, hija del fundador del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei y directora comercial mundial de la empresa, fue detenida en Canadá por orden de Estados Unidos acusada, presuntamente, de haber intentado violar el embargo impuesto por las sanciones contra Irán.

Poco después, teniendo ya a Meng Wanzhou extraditada a suelo estadounidense a modo de rehén (comportamientos dignos de la Guerra Fría), aseguró que EE.UU. podría olvidarse del asunto si China accedía a firmar un acuerdo comercial, cosa que no ocurrió ya que desde Huawei se negaron los cargos y se atuvieron a que, en momento, han cumplido con las leyes y normas aplicables sobre el control de las exportaciones y las sanciones implementadas por la ONU, EE.UU. y la UE.

Parece que se nos olvida que Trump es empresario y solo piensa en el dinero

Y la lista de motivos no termina ahí. Si nos ponemos a rascar bien nos encontramos con datos muy interesantes que ponen a EE.UU. y su economía contra las cuerdas. Actualmente, el 45% de la deuda estadounidense se encuentra en manos extranjeras. De ese 45%, China atesora el 18’7%, lo que se traduce en un total de 1.892 BILLONES de dólares. Si a China le da por vender deuda estadounidense, estará en situación de acelerar el encarecimiento del coste de financiación de la primera potencia económica mundial. Hablando mal y pronto: los tienen cogidos por los huevos.

Tampoco nos conviene olvidar que esta guerra comercial entre EE.UU. y China ha tenido repercusiones en la bolsa. Mientras el dólar ha caído, el precio de la onza de oro se ha incrementado. Y diréis “¿Pues OK? ¿Qué interés tiene ese dato?“. Bien, aquí es donde lo rematan. Resulta que si echamos la vista atrás, al año 2016 en el que Trump hacía campaña, no son pocos los medios especializados en economía, bolsa y mercado de valores que apuntaban a que una victoria de Trump en las elecciones por aquel entonces beneficiaría mucho a aquellos que tuvieran dinero invertido en oro, metal en el que el actual presidente también tiene inversiones. Una pregunta Donald: “Make America great again?” o más bien “Make my bolsillo y el de mis friends millonetis great again?“.

Empieza a parecer que la grandeza estadounidense y la seguridad de la nación le preocupan más bien poco.

Por cierto, todo lo expuesto hasta ahora son datos comprobables con hacer unas cuantas búsquedas en Google que, ahora vamos con ellos.

Google rompe con Huawei ¿Y ahora qué?

Tras la orden ejecutiva firmada por Trump cual si fuera la Orden 66 del Imperio, se impone un veto con efecto inmediato a “esos chinos que no me hacen casito” y se bloquea toda actividad comercial que Huawei pueda tener con empresas estadounidenses, lo que incluye a Google.

De repente todo el mundo pierde la cabeza. Que si los móviles de Huawei van a dejar de funcionar, que si cierra Huawei y mil otras chorradas más que hemos tenido que leer y oír de boca de usuarios mal informados por medios sin escrúpulos que han querido ganar visitas a costa de titulares alarmistas y de hacer leña del árbol caído.

Empecemos por lo más inmediato. Los dispositivos actuales de la marca en circulación y los que están en stock seguirán recibiendo soporte y actualizaciones por parte de Google, tal y como apuntaban en la cuenta oficial de Android poco después de que algunos medios los dieran por muertos.

Ante las dudas de los usuarios de Huawei con respecto a nuestros pasos para cumplir con las acciones recientes del gobierno de los EE. UU .: Les aseguramos que mientras cumplimos con todos los requisitos gubernamentales de los EE. UU., los servicios como Google Play y la seguridad de Google Play Protect seguirán funcionando en sus dispositivos Huawei

Así que no, tu telefóno o tablet Huawei no va a dejar de funcionar. Otra cosa es lo que pase con los futuros modelos de la empresa y aquí es donde los medios han seguido vendiendo basura diciendo que Huawei se queda sin Android. MENTIRA.

Android es un sistema operativo con kernel Linux, es decir, código abierto. Prueba de ello es que cualquier usuario con conocimientos puede crear su propia ROM de Android, personalizarla e instalarla en su dispositivo, tal y como se lleva años haciendo en el foro XDA Developers. Es más, muchas de estas ROMs vienen con las apps de Google y los servicios de Google y se actualizan sin problema, por lo que Huawei puede, perfectamente, cocinarse su propia versión de Android con una tienda de apps propia y no depender de la certificación de Google y ahorrarse el pagar las licencias de sus apps y servicios. Lo que nos lleva a otra cuestión.

A día de hoy, parte del grueso de la cuota de mercado de Android con la que cuenta Google se la proporcionan marcas como Samsung y Huawei. Estamos hablando de un negocio que vale miles de millones de dólares para Google, por lo que es de esperar que Google plante cara y defienda sus intereses, porque de hacerse efectivo, hay una gran cantidad de puestos de trabajo que podrían quedarse vacíos por los despidos que podría acarrear.

Pero nada más lejos de la realidad. Google ha tirado por doble rasero moral y ha sacado crítico, ya que no hace mucho pusieron el grito en el cielo ante la Unión Europea que multaba a la empresa por abuso de poder dominante. Sin embargo, en Estados Unidos, ante la implementación de una medida de carácter “urgente” que realmente amenaza su negocio, sus ingresos y a millones de usuarios en todo el mundo, se han callado, han agachado la cabeza y han obedecido como borregos.

Es decir, en Europa se ponen respondones y en EE.UU. agachan las orejas y el rabo entre las patas. No sé muy bien a que estarán jugando, pero que miren muy bien las fichas como mueven y como las mueven, porque igual les explota todo en la cara en ambos continentes.

De todas maneras, parecer ser que Huawei llevaría desde 2012 trabajando en un sistema operativo propio, conocido internamente como HonMeng OS, que sería totalmente compatible con las aplicaciones de Android. Aunque se desconoce en que fase de desarrollo se encuentra exactamente, hay medios que apuntan a que podría ver la luz con el Huawei Mate 30. De momento, tocará esperar.

Hay que tener en cuenta que este veto comercial a China afecta, no solo a Google, sino a casi todas las multinacionales tecnológicas estadounidenses (y a las no tecnológicas), como son Intel, Apple, Dell o Microsoft, entre otras, las cuales tienen toda su producción metida en China, por lo que una guerra comercial de este tipo solo va a perjudicar, económicamente hablando, a EE.UU., empezando por la subida de aranceles que China aplicaría a las empresas estadounidenses, lo que repercutiría gravemente en sus costes y, por ende, en el precio final que los usuarios tendríamos que pagar. Por otra parte, que nadie vaya a creer que estas empresas van a decir “pues como ya no puedo producir en China, me traigo todo de vuelta a EE.UU.“, no os flipéis, a esta gente, el sentimiento patriótico se le pasa cuando le tocan el bolsillo. Simplemente derivarían a otras cadenas de montaje en India o cualquier otro país en el que puedan fabricar a precios irrisorios.

Claro está que el veto no solo afecta a las empresas estadounidenses, también a las empresas chinas que tienen líneas de negocio con los norteamericanos, por lo que empresas como OnePlus, Xiaomi, Oppo, ZTE y demás deben estar al tanto de como avanza esta historia a cada segundo que pasa.

Crónica de una noticia usada para hacer clickbait y crear alarmismo innecesario

El anuncio del veto, saltó durante la tarde/noche del pasado domingo día 19 de mayo. No fueron pocos los medios, tanto nacionales como internacionales, que aprovecharon para hacer un destrozo a costa de una situación que es, cuanto menos, delicada. Lejos de hacer gala de prudencia, de esperar a ver como se desarrollaba todo y de contrastar fuentes y datos, se lanzaron de cabeza a publicar artículos y vídeos con titulares tan alarmistas como: “ADIÓS A HUAWEI“, “HUAWEI SE QUEDA SIN ANDROID“, “TU HUAWEI DEJARÁ DE FUNCIONAR” y porquerías similares. Otros medios han aprovechado para mofarse de la marca descaradamente. Iba a poner capturas de pantalla, pero no tengo ganas de que semejantes alimañas vengan a tocarme la moral, principalmente porque la respuesta se la podría dar en persona y en público durante el próximo evento en el que coincida con ellos y pueden tener claro que no les va a gustar.

Pero lo que sí os voy a decir que algunos de ellos se dedican a vilipendiar a las marcas en sus perfiles sociales, webs y canales de Youtube cuando, en los eventos, no los llevan a un hotel de su agrado (después de que la marca pague vuelos, hoteles, comidas, cenas y encima entregue el dispositivo presentado al momento) o simplemente si no los invitan, cuando lo que me sorprende es que las marcas sigan invitando a semejantes individuos con las barbaridades que dicen y hacen.

Gente que gana dinerales a costa de sus reviews (por lo que ya os podéis hacer una idea de lo realistas que pueden llegar a ser. Cuanto más les paguen, mejor parado sale el producto), artículos y campañas publicitarias de cifras ridículamente altas y que, encima, se permiten el lujo de mirar por encima del hombro a los que tenemos medios pequeños, a los cuales tratan con arrogancia y hasta nos ningunean. Gente con actitudes que rozan lo mafioso y que llegan, casi, a extorsionar a las marcas a cambio de dos buenas palabras en sus artículos y como la marca no le conceda sus deseos ya están escribiendo el correspondiente artículo desprestigiando y contando memeces.

¿Qué tendríamos que decir los medios pequeños que hacemos el mismo trabajo y no vemos un mísero céntimo por ello? Muchos no vamos a los pre-briefings para ver y tener el próximo terminal de X marca una semana antes de la presentación. A muchos ni se nos mandan las notas de prensa bajo embargo, ni si quiera una hora antes del evento. Muchos tenemos que aguantar que ni se nos responda a los correos que mandamos solicitando información o dispositivos. A muchos nos cuesta tiempo, esfuerzo y dinero, mientras otros se pasean por los eventos sin hacer ni el huevo enfundados en ropa de marcas carísimas creyéndose dioses del Olimpo.

Esta gente cuenta con millones de visitas y se han lanzado como buitres a publicar titulares incendiarios con información a medias o incluso con afirmaciones totalmente falsas, tratando de poner en evidencia a los implicados. La consecuencia es muy clara, millones de lectores mal informados cancelando pedidos en tiendas online creyendo que les va a llegar un ladrillo, otros vendiendo sus terminales en apps como Wallapop, eBay y demás por miedo a que su móvil se evapore como si Thanos chasqueara los dedos.

Para este tipo de gente tengo un mensaje bien claro: por más que vayáis de molones, por más que vistáis de X marca, por más visitas y suscriptores que tengáis, recordad que nada de eso puede enmascarar la porquería que sois. Sois una maldita vergüenza para el sector.

Si alguien se da por aludido, que se mire al espejo y que se pregunte porque será y si realmente es un profesional de la información o tan solo un mercenario al servicio del mejor postor. Si el aludido se siente ofendido por mis palabras, mi respuesta es muy sencilla: que me lo comunique por mail para apuntarlo en mi lista de cosas que me importan una mierda.

En efecto, la manipulación mediática no solo atañe al ámbito de la política o de la economía, también afecta a nuestro sector y es realmente lamentable, ya que va más allá de noticias como esta.

Y hasta ahora solo he comentado lo que sucede en los medios digitales, pero es que en televisión he visto como daban esta noticia como si se nos viniera un meteorito encima o como si fuera el apocalipsis.

Total, que menos de 24 horas después de anunciar el veto, EE.UU. ha anunciado hoy mismo que el efecto del veto comercial a Huawei se aplaza 3 meses más, por lo que aún no entra en vigor. Por lo tanto, si en menos de 24 horas ya ha pasado esto, imaginad lo que podría pasar en un par de semanas o en un par de meses. De ahí la importancia que le doy a la imprudencia de muchos medios al haber hecho sangre de primeras y sin esperar a ver como se desarrollaba todo.

Dicho esto, a los que seguís esta web o el canal, como siempre suelo decir en mis reviews, esto es tan solo mi opinión personal, no es una verdad universal. He hecho mis búsquedas, he contrastado los datos, he analizado lo visto y lo sucedido y lo he plasmado aquí. Cada uno que saque sus conclusiones, pero no a partir de un titular malintencionado. Dad vueltas, buscad en Internet, leed, sumad y haced media.

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.