Home Reviews REVIEW: Huawei P30 Pro

REVIEW: Huawei P30 Pro

Por Cedric Sierras

Pues sí, Huawei lo ha vuelto a hacer. Han cogido algo que parecía difícil de superar y le han dado la vuelta para hacerlo mejor aún. El Huawei P30 Pro es una patada en la puerta de tu casa y un manotazo en la meza de los que aflojan tornillos.

Cuando pensaba que, tras el Huawei Mate 20 Pro, la marca se estancaría en materia de cámara y tirarían por otro tipo de mejoras, me han abofeteado como al engañado de la vida que soy y me han vuelto a dejar pasmado con los resultados obtenidos.

Huawei P30 Pro: potencia y autonomía de sobra

El Huawei P30 Pro se anuncia como el móvil que ve más que el ojo humano, cosa que podría sonar a disparate, pero tras llevar un par de semanas con él, he tenido que aceptar la realidad: mis ojos de burdo humano han quedado obsoletos. Pero antes de liarnos la manta a la cabeza con las cámaras, que son el plato fuerte del móvil, veamos sus especificaciones, concretamente las de la unidad que tengo yo.

Procesador
  • Kirin 980 Octa-core
    (2 x Cortex-A76 a 2’6 GHz+ 2 x Cortex-A76 a 1’92 GHz + 4 x Cortex-A55  a 1’8 GHz)
  • NPU Dual
GPUMali-G76
RAM8 GB
Almacenamiento256 GB + Tarjeta NM
Pantalla
  • Panel OLED
  • 6.47″
  • FullHD+ (2340 x 1080)
  • 399 ppp
  • HDR
Cámara traseraCámara Cuádruple Leica

  • 40 Mpx (lente gran angular, apertura f/1.6, OIS)
  • 20 Mpx (lente ultra-gran angular, apertura f/2.2)
  • 8 Mpx (teleobjetivo, apertura f/3.4, OIS)
  • Cámara TOF (Time-of-Flight)
  • Autoenfoque (enfoque láser, enfoque de fase, contraste)
  • Estabilización AIS + OIS
Cámara frontal
  • 32 Mpx
  • f/2.0
Conectividad
  • 4G, 3G, 2G
  • WiFi 802.11 a/b/g/n/ac (wave2), 2’4 GHz y 5 GHz
  • Bluetooth 5.0, BLE, SBC, AAC, aptX, aptX HD, LDAC y HWA Audio
  • USB Tipo-C 3.1 GEN1
  • NFC
  • GPS (L1 + L5 banda dual) / AGPS / Glonass / BeiDou / Galileo (E1 + E5a banda dual) / QZSS (L1 + L5 banda dual)
  • Dual NanoSIM
Sensores
  • Sensor de luz ambiental
  • Sensor de huella dactilar en la pantalla
  • Giroscopio
  • Brújula
  • Sensor de proximidad
  • Sensor de gravedad
  • Sensor Hall
  • Emisor infrarrojo
  • Sensor de temperatura del color
Audio
  • Dolby Atmos (Dolby Digital, Dolby Digital+, Dolby AC-4)
  • mp3, mp4, 3gp, ogg, amr, aac, flac, wav, midi
Batería4.200 mAh compatible con HUAWEI SuperCharge
Dimensiones
  • Alto: 158 mm
  • Ancho: 73’4 mm
  • Espesor: 8’41 mm
Peso192 gramos
Sistema operativoAndroid 9 + EMUI 9.1
Otros
  • Certificación IP68 (resistente al polvo y a inmersiones en agua hasta 1’5 metros durante 30 minutos)
  • Sin LED de notificaciones
  • Sin sensor infrarrojo frontal
  • Sin altavoz multimedia dual estéreo
Colores disponibles
  • Ámbar
  • Nácar
  • Aurora
  • Negro
PreciosVer en Amazon.es

A nivel de hardware no presenta grandes cambios con respecto al Huawei Mate 20 Pro presentado en octubre de 2018. Mismo procesador, misma GPU, misma batería y dimensiones muy similares.

Donde sí se diferencian es en el mayor tamaño de pantalla OLED del P30 Pro, elevándose a 6.47″, con una resolución máxima que llega a FullHD+, HDR, 399 ppp de densidad, laterales ligeramente curvos y un notch notoriamente reducido, quedando en poco más del diámetro de la cámara frontal, lo cual está muy bien.

Sin embargo, Huawei ha tenido que pagar un precio por esta reducción, precio que también pagaremos los usuarios y es que hemos perdido emisor de infrarrojos que nos permitiría desbloquear el terminal por reconocimiento facial a oscuras. También han sacrificado el LED de notificaciones, redirigiéndonos a las notificaciones de la pantalla activa, así como el auricular de llamadas, que en el Mate 20 Pro hacía las veces de altavoz multimedia estéreo junto al que se encuentra en la parte inferior del móvil.

Un apunte interesante con respecto al auricular de las llamadas para que nadie se confunda. Huawei no lo ha eliminado, lo ha reubicado. Ha pasado de estar en el notch a estar debajo de la pantalla. Ahora tenemos una bobina que hace vibrar la pantalla para transmitirnos el sonido al oído y cumple más que de sobra con su cometido.

En materia de diseño, el Huawei P30 Pro sigue una línea muy similar a la del P20 Pro por la parte trasera y similar a la del Mate 20 Pro en la parte delantera.

Izq: P20 Pro | Der: P30 Pro

La distribución de las cámaras traseras es heredada del P20 Pro, mientras que el frontal lo hereda del Mate 20 Pro. Huawei ha prescindido del lector de huellas del P20 Pro en aras de aumentar el tamaño de la pantalla sin aumentar excesivamente el tamaño del terminal gracias a la implementación del lector de huellas en pantalla, el cual sigue siendo un lector óptico en vez del esperado lector ultrasónico.

Al hilo del lector de huellas y del reconocimiento facial, comentar que el lector presenta un menor porcentaje de error que el del Mate 20 Pro que, en algunas ocasiones, presenta alguna dificultad para reconocer la huella (casos muy puntuales). Igualmente, el reconocimiento facial funciona de una manera sobradamente óptima en buenas condiciones de iluminación ambiental, aunque presenta dificultades cuando esta se atenúa o cuando no hay iluminación.

Como viene siendo habitual, el P30 Pro ya solo cuenta con un único conector, el USB Tipo-C, con el que cargaremos el móvil y al que tendremos que conectar los auriculares, suponiendo un problema, ya que no podemos cargar el dispositivo y escuchar música al mismo tiempo, lo que nos deriva a tener que hacernos con unos auriculares inalámbricos. Eso sí, lo bueno es que en este modelo el altavoz multimedia está perforado en el marco inferior del móvil, no como el Mate 20 Pro, que lo tenía dentro del propio puerto USB, por lo que se perdía algo de calidad y volumen al conectar el cargador.

Hablando de la carga, el P30 Pro monta una generosa batería de 4.200 mAh con carga rápida. Su autonomía es excelente, llegando a estirar has 2 días y 11 horas su duración haciendo un uso normal del teléfono. En caso de jugar una media de 90 minutos diarios a juegos con gráficos pesados, podríamos llegar a un máximo de un día y medio (más o menos) de autonomía.  Sin olvidar el excelente trabajo del cargador de 45W incluido en la caja, que nos llenará la batería del 0% al 100% en unos 55 minutos aproximadamente.

Sin olvidar la función de la carga inalámbrica inversa que nos permitirá utilizar nuestro P30 Pro como cargador inalámbrico para otros dispositivos que soporten esta tecnología.

Huawei P30 Pro: 4 cámaras para ver lo que tú no ves

Y ahora sí llegamos al plato fuerte de la review: la cámara trasera. El Huawei P30 Pro hace uso de cuatro cámaras traseras, siendo 3 de ellas las que disparan las fotos y con una configuración similar a la del Mate 20 Pro, aunque con sutiles diferencias.

El sensor principal es de 40 Mpx y cuenta con una apertura de f/1.6. El ultra gran angular dispara a 20 Mpx con f/2.2. Y por último, el teleobjetivo, que cuenta con un sensor  de 8 Mpx, f/3.4 y zoom persicópico que va desde 5X óptico, pasando por un 10X híbrido y tocando techo con 50X digital.

Pero cuidado, que nadie vaya a pensar que lo único que han tocado es la apertura y el tema del zoom. El sensor principal, el de 40 Mpx, hace uso de una tecnología diferente. Mientras que en el Huawei Mate 20 Pro es un sensor RGB, el del P30 Pro es un sensor RYYB. Esto quiere decir que se han sustituido las celdas verdes por amarillas, lo que ayuda a aumentar la sensibilidad a la luz del sensor. De hecho, el Mate 20 Pro conseguía una sensibilidad ISO máxima de 102.400, mientras que el P30 Pro puede llegar hasta 409.600, por lo que ya os podéis imaginar la diferencia de luminosidad de las fotos de noche.

Curiosamente, a pesar de que las ISO altas suelen producir una gran cantidad de ruido o grano en la imagen, el procesamiento del P30 Pro lo reduce muchísimo, aunque en algunas ocasiones es demasiado agresivo, haciendo que perdamos calidad de imagen.  Esto suele pasar cuando disparamos en condiciones de luz bajísimas, como podéis ver en las siguientes imágenes, en las que el cambio de RGB a RYYB se hace patente por las aberraciones cromáticas de tono azul/morado que aparecen.

Estas fotos se hicieron a las 5 de la madrugada, en automático, con el cielo nublado y os aseguro que yo no veía nada en absoluto, mientras que el P30 Pro sí que consiguió sacar luz de la única fuente posible, la luna sobre las nubes. Y justo en estos casos es cuando observo que se produce la aberración morada que os decía. Condiciones de luz nulas, pero el móvil detecta el cielo encapotado como un contraluz y el procesamiento de la imagen produce este defecto.

No obstante, si nos vamos a un encuadre en la que apenas se ve el cielo, esta aberración no aparece, como se puede ver en la siguiente imagen.

También es bastante probable que se pueda compensar esta aberración cromática disparando en modo manual o pro, ya que debemos tener en cuenta que en automático el móvil tratará de disparar la foto lo más rápido posible, por lo que elevará la ISO a su valor más alto. En modo manual y con un trípode podríamos hacer uso de una exposición más larga con una ISO más baja, lo que podría ayudar a equilibrar mejor la imagen.

Otro punto en el que se aprecia el cambio de tipo de sensor es en las partes quemadas de una foto, vamos, donde hay fogonazo de luz. Estos fogonazos presentan un tono peculiarmente amarillento, como podéis ver.

Fijaos bien en el fogonazo de luz de mi mano y en el del tronco del árbol, en ambos casos quedan amarillentos.

Eso sí, que nadie se vaya a pensar que la cámara es la peste. Tan solo indico un par de defectos (al menos para mi) que se dan en dos casos muy puntuales y en condiciones concretas, lo cual no refleja el uso medio del dispositivo ni el de su cámara.

En las demás condiciones que pongamos la cámara principal, su comportamiento es excelente y sin paliativo alguno. La mejora del sensor y de la IA han ayudado a ofrecer un disparo más rápido y también un mejor rango dinámico.

Pero ahora vamos a lo que todos queréis ver, las fotos. Os voy a dejar una serie de sliders con diferentes tipos de fotos para que las podáis analizar con tranquilamente.

Zoom: Gran angular, 1x, 5x (óptico), 10x (híbrido) y 50x (digital)

En la esquina inferior derecha de cada foto tenéis el dato correspondiente a cada una.

Fotografía nocturna

De esta tanda de fotos, deciros que todos se han disparado en automático, sin hacer uso de ningún ajuste adicional como el famoso Modo Noche ni nada parecido y algunas de ellas en condiciones de luz ambiental bajísimas o casi nulas.

Veréis que en las tomas en las que hay presencia de luz (concretamente las urbanas), los resultados son muy buenos. No obstante, es en las otras tomas donde el Huawei P30 Pro saca pecho y nos deja boquiabiertos.

Urbanas

Condiciones de luz mínimas

Modo retrato

Uno de los modos de disparo que más ha dado de que hablar en los últimos dos años en todas las marcas y que  tanto tratan de afinar las marcas, teniendo al Pixel 3 como referente. El de Huawei va mejorando en cada modelo y en el caso del P30 Pro va algo más fino que en sus predecesores.

Fotografía diurna

Aquí tenéis algunas fotos hechas de día que se pueden sumar a algunas de las de la sección “zoom“.

Cámara frontal

La cámara frontal del P30 Pro también ha recibido una sustancial mejora, elevando su resolución máxima a 32 Mpx con una apertura f/2.0. Aunque supone una mejoría con respecto a la del Mate 20 Pro, me sigue pareciendo el punto en el que más flaquea la marca en sus dispositivos más altos de gama, concretamente en condiciones en las que no sobra la luz.

Aún así, a plena luz del día o usando el flash de pantalla (cosa que odio con todas mis ganas) los resultados son más que satisfactorios, así como el modo retrato de dicha cámara, que también se ve ligeramente mejorado.

Modo retratro frontal

Aquí tenéis una foto con la cámara frontal sin ningún efecto aplicado y tras esta todas las opciones del efecto retrato de la frontal.

Cámara frontal con poca luz

Como se puede ver, la ausencia de una iluminación adecuada le hace un flaco favor a la cámara frontal del P30 Pro, dando como resultado rostros excesivamente difuminados debido a la agresiva reducción de ruido del procesamiento de imagen.

Cosa que no pasa cuando las condiciones son mejores, como habéis visto en el modo retrato o en esta foto que sigue.

Una cosa en la que la cámara frontal destaca especialmente bien es por ofrecer un excelente rango dinámico, tanto en foto como en vídeo, además de estar muy bien estabilizada.

Software: sin grandes cambios para algo que ya era eficiente

En el Huawei P30 Pro, tal como sale de la caja, nos encontraremos con Android 9 Pie con EMUI 9.1.0 superpuesto, sin presentar cambios significativos con respecto a lo que ofrece el Mate 20 Pro.

La interfaz nos permite elegir la presentación de la pantalla principal, tanto si queremos la clásica de Huawei con todas las apps en el escritorio, como si optamos por algo más clásico como tener el escritorio despejado y disponer del clásico botón central  para acceder al cajón de apps.

Igualmente, también podemos elegir el tipo de barra de navegación que queremos y los botones que queremos utilizar en ella y en que disposición aparecerán.

Una de las funciones más interesantes del móvil, que ya se vio en modelos anteriores, es “Phone Clone“, una app de sistema que nos permitirá volcar todo el contenido de nuestro antiguo móvil al P30 Pro sin esfuerzo y en muy poco tiempo, incluidas las apps y sus datos.

Otra app de sistema interesante es “Controlador Inteligente” que nos permitirá utilizar el móvil como un mando a distancia universal para televisiones, equipos de sonido, aires acondicionados, cámaras de fotos, proyectores, decodificadores y otros dispositivos gracias al pequeño emisor infrerrojo ubicado en el marco superior del teléfono.

Entre las novedades incluidas en esta nueva iteración de EMUI, está la posibilidad de utilizar el P30 Pro como llavero. Sí, podremos configurar el teléfono para abrir las puertas del coche o arrancar el motor haciendo uso del NFC del móvil. De momento solo es compatible con ciertos modelos de Audi, pero se prevé que vayan ampliando la lista a lo largo del año.

Conclusiones

En el Huawei P30 Pro he encontrado un dispositivo de muchísima potencia, perfecto para cualquier tarea que se le quiera asignar y con autonomía de sobra para cualquier tipo de uso.

En el aspecto fotográfico, me arriesgo a decir que tiene la mejor cámara que pueda montar un teléfono móvil actualmente, con sus puntos fuertes y sus puntos débiles que, se encuentran principalmente, en esas extrañas aberraciones cromáticas y en un rendimiento mejorable de la cámara frontal.

En cuanto a diseño, Huawei a afinado una línea que ya han comprobado que funciona de cara al público y han apostado por innovar en materia de colores, donde destacan el nácar y el ámbar muy por encima de las demás opciones ofrecidas por la marca.

En resumidas cuentas, el P30 Pro es, para mi, el rey de la fotografía móvil en lo que va de año, ofreciendo un rendimiento general excelente, con una gran autonomía y todo ello embutido en una cuerpo muy bien terminado y con un aspecto realmente único.

Las mayores pegas que le puedo sacar es la ausencia del LED de notificaciones, el paso atrás dado en el reconocimiento facial al prescindir del emisor infrarrojo frontal y el haber perdido el sonido multimedia estéreo, todos ellos derivados de la reducción del notch de la pantalla.

Huawei P30 Pro nácar de 128 GB

Huawei P30 Pro nácar de 256 GB

Funda Ringke Fusion-X para Huawei P30 Pro

You may also like

1 Comenta

¿Qué es el USB Tipo C? - Futurismos abril 22, 2019 - 13:13

[…] 9.2 Reviews […]

Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.